Comparte
Ver el tema anteriorIr abajoVer el tema siguiente
avatar
Admin
Mensajes : 1229
Fecha de inscripción : 04/11/2010
Ver perfil de usuariohttp://edithgonzalez.motionsforum.com

2007-10-25: FOTOS y NOTA: Mex & the City

el 2011-01-02, 10:54 pm
Revista ¡HOLA! México, 25 de Octubre 2007















avatar
Admin
Mensajes : 1229
Fecha de inscripción : 04/11/2010
Ver perfil de usuariohttp://edithgonzalez.motionsforum.com

Re: 2007-10-25: FOTOS y NOTA: Mex & the City

el 2011-01-02, 11:08 pm
«MEX & THE CITY» El día en que cuatro estrellas de México conquistaron la Gran Manzana

¡HOLA! Num. 49, 25 Octubre 2007

Texto: EMILIO WILLIAMS


La llegada del otoño es siempre un momento mágico en la ciudad de Nueva York. Después de otro verano de calores asfixiantes, por fin llegan las temperaturas suaves, y una luz más tenue invade todas las calles. El cambio de estación parece dar un merecido respiro a una ciudad siempre al filo del caos. Un descanso que hoy se ve interrumpido a última hora de la tarde, cuando cuatro esculturales mujeres abandonan su lujoso hotel en Lexington Avenue y se lanzan a dar un atrevido mordisco a la Gran Manzana.

¡Y qué mujeres! Vienen armadas con tanto «glamour» y belleza, que incluso una ciudad acostumbrada a «todo» queda sorprendida por el paso confiado de estas cuatro grandes de la farándula mexicana. Son Edith González, Yadira Carrillo, Ludwika Paleta y Lydia Avila.

Aquellos neoyorquinos familiarizados con las novelas mexicanas las reconocen en seguida y, entre risas, las llaman por sus nombres y les hacen fotos alzando sus teléfonos celulares. Pero no hace falta ser un gran fanático de las telenovelas para percibir el gran carisma y presencia que estas cuatro amigas traen, según se aproximan, entre risas y contoneos, a la mítica Times Square, el corazón mismo de la ciudad.

Al verlas vestidas con sus deslumbrantes galas, uno no puede por menos que sonreír y recordar a aquellas otras cuatro mujeres que popularizaron, con su estilo y sus picardías, las calles de esta ciudad en la serie estadounidense «Sex and the city».

Las cuatro están radiantes, felices de estar aquí, pero tal vez la más emocionada sea Ludwika Paleta. «Yo tenía diecinueve años cuando viví por un año en Nueva York —nos cuenta con una sonrisa llena de sentimiento—. Acababa de conocer a mi marido. Aquí nos hicimos novios. Es un lugar especial para mí. En Nueva York siempre hay algo que hacer. Hay el mejor teatro, los mejores conciertos... Si quieres museos, encuentras los mejores; si quieres "shopping", el mejor "shopping"... Lo mismo con la comida».

Mientras caminan, Ludwika les platica a sus amigas: «Lo más importante de Nueva York es caminar por las calles y ver a la gente pasar. En un momento escuchas a un italiano y en seguida a un chino. Es una ciudad en la que hay de todo, para todos».

Entre risas, Edith González marca, con una simple frase, la sensación de estar en Nueva York: «Hoy por hoy, éste es el ombligo del mundo».

NOS DAN SU «PALABRA DE MUJER»

Las cuatro actrices han venido a Nueva York a disfrutar de unos días de descanso en el rodaje de su nueva novela, «Palabra de mujer», una producción de José Alberto Castro que se estrenara el 22 de octubre en la cadena Televisa. Es un proyecto que las llena de ilusión y en el que comparten, a partes iguales, las responsabilidades protagónícas.

«En mis dieciocho años de carrera, he estado dedicada principalmente a la música, así que para mí es una oportunidad impresionante tener un papel protagonico con unas mujeres con tantas novelas en su haber —nos cuenta Lydia—. Yo nunca he tomado clases tradicionales de interpretación, mi experiencia es interpretar sobre un escenario, principalmente cantando. El mismo día que terminamos las pruebas, nos dimos cuenta de que hay una gran química entre las cuatro. Desde un principio me hicieron sentir muy cómoda y con toda la confianza del mundo».

«Es que siempre que estamos juntas lo pasamos muy lindo, estamos muy a gusto —añade Yadira Carrillo—. Hay mucho respeto, admiración y cariño entre nosotras».

«Yadira me dio muchos ánimos y me dijo que no me sintiera mal por ser la segunda novela para mí, porque para todas, cualquier novela es la primera. Todas pasamos nervios y trabajamos mucho, sin importar la experiencia que tengamos. Esos comentarios le dan ánimos y confianza a una».

«Palabra de mujer» es la historia de cuatro compañeras que trabajan en una empresa productora de televisión y que son amigas dentro y fuera del ambiente laboral. La telenovela se ha inspirado en la clásica «El amor tiene cara de mujer», pero con muchas actualizaciones a la trama. La nueva versión quiere ser un espejo de las complejas realidades de la mujer mexicana de hoy en día.

Yadira interpreta el papel de Fernanda, una madre soltera. «Es una novela muy allegada a la realidad —nos comenta Yadira—. Es muy realista en cuanto a las relaciones de los hombres con las mujeres. Mucha gente se va a poder identificar. Fernanda es una mujer dulce, cariñosa, amable, enamorada, y yo soy así en la vida real».

A Edith González le atrajo de este proyecto el reflejo que esta telenovela hace de las familias alternativas: «La tendencia mundial es que cada día más mujeres sacan adelante sus hogares. En México hay muchísimas madres solteras y divorciadas. El personaje de Yadira representa muy fielmente esta tendencia. La familia ya no es sólo papá, mamá, hijo, hija... ».

LAS SUPERMUJERES

Yadira, por su parte, nos comenta sobre el personaje de Edith González: «El personaje que representa Edith es como muchas mujeres que conocemos. Me gusta porque es buena, amable, inteligente, aventurada... También podemos demostrar que la belleza física no va peleada con el intelecto, porque su personaje es una mujer sumamente inteligente, una mujer a la que no le dan miedo los retos y que, además, apoya y protege a las personas que trabajan con ella».

«Es que en esta novela —añade Edith—, la solidaridad entre las mujeres está muy reflejada. En los éxitos y en los fracasos, muchas veces las que están a tu lado son otras mujeres, porque, a la hora de la verdad, al lado de una mujer siempre está otra mujer: sea tu hermana, tu amiga, tu madre...»

Lydia asiente: «Para mí, las mujeres en mi vida han sido muy importantes. Mi mamá y dos hermanas mayores. Yo tuve tres mamas. Luego, en mis grupos de música éramos cuatro mujeres. Eso fueron más de catorce años conviviendo con las mismas mujeres en el trabajo y fue una gran experiencia».

«Las mujeres tenemos mala fama de competitivas entre nosotras —añade Edith—. Me da mucho gusto que cada día las mujeres seamos mejores amigas y nos lo sepamos demostrar mejor».

Ludwika no parece estar del todo de acuerdo: «Yo creo que las relaciones entre mujeres suelen ser más difíciles que con hombres. En mi experiencia personal, yo tengo mucho mejores amigos que amigas. Tengo grandes amigas entrañables, pero en general, las relaciones laborales se me hacen más complicadas con mujeres, y no sé por qué».

Lydia, por su parte, tiene más recelos en las amistades con hombres. «Es raro para mí tener un buen amigo y que luego ese hombre no se vaya por el camino de quererte como mujer y no sólo como amiga».

En lo que las cuatro actrices sí parecen estar de acuerdo es en que la telenovela es un tributo a la mujer moderna mexicana. Y ellas, las luminarias, son cuatro modelos a seguir para muchísimas mujeres. Les pregunto si a veces no les da miedo que se las idealice, que se las considere supermujeres capaces de todo. Edith responde con contundencia: «Es que todas las mujeres de hoy en día son supermujeres. Hay una tendencia a la mujer llevando las riendas. La mujer de hoy trabaja, cuida a los niños, estudia, saca adelante las labores domésticas... ¡Todas somos supermujeres!».

Y así nuestras cuatro supermujeres dejan atrás Times Square. Después de este largo paseo, las cuatro retoman sus pasos hacia el Norte por la Séptima Avenida, de regreso a su hotel. Pero la aventura neoyorquina continuará mañana.

UN «BRUNCH» ENTRE AMIGAS

Una mañana de domingo en Nueva York no sería lo mismo sin juntar a nuestras cuatro amigas para platicar a la hora del «brunch», entre copas de mimosas y platillos de huevos benedictinos. Estamos en la terraza de Pastis, uno de los restaurantes más populares de la ciudad en una zona de moda llamada Meat Paking District.

Nuestras cuatro amigas no podrían ser, ni parecer, más distintas.

Edith González tiene fama de ser la inagotable del grupo. Así nos la describe Yadira: «Edilh, además de ser una persona muy respetuosa, me parece una mujer incansable, una mujer que trabaja mucho, y aunque su trabajo es cansado, es una mujer de muchísima disciplina».

«Por su parte, Lydia y Ludwika son las más extravertidas de las cuatro —opina Yadira—. Cuando estoy con ellas dos, yo no paro de reír. Tienen una chispa de chiquillas. Son como niñas. Siempre te hacen reír. Ayer estábamos en el aeropuerto y de repente empezaron a jugar a las carreritas. Ludwika fue la que lo empezó... Era como una niña más con sus tenis corriendo por los pasillos. Un señor me preguntó: "¿Cómo se llama esa chiquilla?"».

«En realidad eran las siete de la mañana, no había casi nadie en el aeropuerto» —se jutifica Ludwika entre risas y un tanto sonrojada. Y es que Ludwika no es siempre tan extravertida como indica Yadira—. «Yo soy muy introvertida cuando no conozco a la gente. La gente piensa que soy sangrona o demasiado reservada. Sin embargo, los que me conocen saben que soy muy extravertida e incluso chistosa. Me he creado una imagen que es muy distinta a lo que soy en realidad. Creo que es, a veces, una manera de cuidarse del mundo».

Lydia Avila está de acuerdo que, conocer de cerca a Ludwika, ha sido toda una sorpresa. «Ludwika y yo somos de la misma edad y lo pasamos en grande juntas. Es cierto que en principio puede parecer muy seria porque es elegante y enigmática. Pero me llevé una grata sorpresa al ver lo accesible y simpatiquísima que es».

Lydia, quien saltó a la fama como componente de Onda Vaselina, sí parece responder de pleno al patrón de mujer vivaracha y extravertida. Ludwika la describe con cariño en estos términos: «Lydia me parece una persona bien buena. Llevamos un mes de conocernos, pero es tan alivianada que es rico estar con ella. Tiene una mezcla especial entre chispeante y tranquila».

Lydia es sin duda la más romántica del grupo. Bien sea hablando de la relación profesional y sentimental con su marido, Paulo, o bien sea hablando del trabajo. Rebosa pasión: «El amor se refleja en el escenario, ante la cámara... Es tu trabajo. Siempre que hay amor, las cosas salen bien».

De Yadira, todas sus compañeras destacan su gran belleza «muy mexicana» y el hecho de que es una compañera aplicada a su trabajo y con gran foco en el día a día de las tareas televisivas. «Yadira es una chava muy tierna, muy cariñosa y quiere que las cosas estén bien hechas» —dice Lydia—. Yadira tiene fama de ser natural y tranquila, y ella misma reconoce un toque místico en su vida personal.

«Yo siempre vivo con plenitud el presente, porque en él es el único lugar y tiempo en que podemos hacer que ocurran las cosas y las acciones —nos cuenta Yadira—. Me encuentro en una etapa de solidez y plenitud y viviendo el éxito en mi trabajo. Tengo retos y sueños y estoy satisfecha y contenta con la etapa que acabo de iniciar».

UNA VISITA AL PUENTE

Las actrices ya terminan su «brunch». Y el siguiente plan está claro en la mente de todas. ¿Qué sería de un viaje a Nueva York sin visitar el mítico puente de Brooklyn? Ahí va el grupo. Y las vistas en esta tarde soleada no podrían ser más impresionantes.

«El puente de Brooklyn no ha perdido vigencia ni belleza... Es uno de los grandes puentes del mundo —comenta Edith llena de admiración—. Vidas humanas se perdieron haciéndolo. Es un puente de una belleza de blanco y negro. Es muy cinematográfico y con una nostalgia muy retro».

Ludwika mira con cierta nostalgia las impresionantes vistas de Manhattan desde Brooklyn. «¡Es un Nueva York tan espectacular!... Estas vistas tienen mucho que ver con mis películas y series televisivas favoritas. Soy una grandísima fan de "Sex and the city" y me encantan los lugares donde visitaban esas amigas. Y ver Nueva York a través de esas localizaciones en la televisión siempre me traen recuerdos buenísimos de mi tiempo en Nueva York».

En estos últimos momentos del viaje, Lydia toma su cámara fotográfica, y con la misma ilusión de una niña, toma varias fotos del paisaje de Nueva York y de sus amigas. «Me encanta este fondo. Estas fotos me van a gustar las que más, porque el paisaje es perfecto».

Ya hemos hecho las últimas fotos. Ahora vemos a las cuatro estrellas regresar a Manhattan, perdiéndose entre las calles de la ruidosa metrópolis. Y así se despiden de Nueva York, haciendo girar las cabezas de los transeúntes hasta el ultimísimo minuto de esta inolvidable visita.
Ver el tema anteriorVolver arribaVer el tema siguiente
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.