Comparte
Ver el tema anteriorIr abajoVer el tema siguiente
avatar
Admin
Mensajes : 1229
Fecha de inscripción : 04/11/2010
Ver perfil de usuariohttp://edithgonzalez.motionsforum.com

2007-12-19. [ NOTA ] Divas divinas

el 2011-04-10, 7:13 pm

Divas divinas

Ludwika Paleta, Lidya Ávila, Yadira Carrillo y Edith González, las estelares

Edith, Yadhira y Ludwika -y un ejército de técnicos- graban cada palabra en el foro 6 de Televisa San Angel

Amado Talavera Serdán | El Mundo de Córdoba

México 19 de diciembre, 2007


En el foro a prueba de ruidos al que se accesa por puertas con plancha de acero, como bóveda de banco, una treintena de técnicos entre tres camarógrafos, continuistas que vigilan que haya secuencia entre tomas, especialmente en días distintos, que el vestuario y accesorios no varíen, maquillistas (Yadhira estipula por contrato que deben pagarle a la suya personal, “por que le conoce el rostro”, es decir, la maquilla a gusto) y encargados de escenografía y detalles de decorado, parecen una colmena, que dejan de buzzear cuando el coordinador de escena y el director de cámaras en un área anexa gritan “¡Silencio!”, y una vez ensayada la escena siguiente por el director (estos días en foro le toca a Benjamín Cann, Eric Morales hace las locaciones, alternándose los actores según la escena).

Delgada, la hermosa rubia de ojos enormes donde se han asomado millares de aventureros admiradores y capaces de detectar un fotógrafo (como yo, aparentemente “colado” al set), Edith González está resfriada. Pide kleenex constantemente y retoque de nariz, ligeramente enrojecida. “¿No estoy muy, muy bolsuda de los ojos?”, cuestiona. En sus escasos momentos que no ensaya o graba, usa el celular, que luego sospecho lo utiliza como “pared” para aislarse.

Pasa de un momento feliz, con Juan Soler (su novio) y Alberich, así sin apellido (su hijo) a uno dramático, sin transición y sólido rango de actriz. Un error de diálogo hace repetir la toma, pero ya en trance dramático pide “por favor, por favor…” que editen para no repetir todo. Termina la escena a gusto del director (hay repeticiones: el moquito, o el cable, se asoman, alguien erró, el beso debe prolongarse, y el bromista de Soler se disculpa: “Es que debo vencer mi natural repulsión a las mujeres”.)

Cambio de escena. Edith queda sola y me le acerco, sin atreverme a fotografiarla en su momento todo lo íntimo que pueda ser con medio centenar de gente acreedor suyo. “Habrá de perdonarme… debo correr inmediatamente para recoger a mi hija del colegio.”

Eric me ha presentado a Yadhira, en su camerino: le bajó la presión de sopetón (¿otra barda?). Uno sospecha chispazos de diva, pero es encantadora y amabilísima, y desde luego muy bella. Promete una entrevista que no cuaja por que… al terminar su brevísima toma del día sale apresuradamente del set, y yo ando en las oficinas de producción.

Ludwika Paleta llega a su tiempo, las 13 hrs., ya pasó por peluquería. Ensaya con Otto Sirgo y la eterna Jacqueline Voltaire, el diálogo es breve y sale a la segunda. Me aproximo a ella, que en definitiva es más bella en persona, me mira como si tuviera yo Sida con todo y letrero, y se resiste a la foto, más a la entrevista. “¿Por qué no pide todo eso en producción?”, me dice, pero acepta la retrate.

Pasan cinco horas y llaman a comer. Todo mundo corre, los técnicos reacomodan los objetos que no van a usarse en el turno siguiente. Eric viene a recogerme por que él ya terminó por hoy (el primer día charlamos con don Ricardo Blume, pero ésa es otra historia), y me siento tantito frustrado, aunque los chicos Natalia y Alberich ratifican su encanto posando para mi cámara, como antes hicieron Soler, Sirgo y Voltaire.

Al final, Edith no prometió, Yadhira sí pero se desvaneció, y la señora Paleta, apropiadamente, estuvo gélida. No deja de ser irónico que, al final de esta jornada de “Palabra de mujer”, estas féminas hayan enmudecido.

Palabras en breve


Palabra de mujer” es la historia de cuatro mujeres: Vanesa, Fernanda, Paulina y Matilde, que pese a ser de distinto ámbito social, emprenden juntas una aventura que las llevará a realizarse como profesionistas y, más importante, como mujeres.

Vanesa (Edith González) toma la iniciativa y se asocia con Delia (Cynthia Klitbo), una amiga millonaria, para fundar una casa productora y crear un programa de televisión hecho por mujeres y para mujeres. Fernanda (Yadhira Carrillo), Paulina (Ludwika Paleta), Matilde (Lidia Ávila, ex OV7) e Irmita (Dalilah Polanco) son su equipo de confianza, convirtiéndose en mejores amigas y cómplices.

El programa se vuelve el aliciente que Vanesa necesita para salir adelante, ya que su vida se ha venido abajo: su esposo Julián, tras 22 años de matrimonio, la abandona por su joven amante. Vanesa tendrá que enfrentar esa desilusión y sacar adelante a Clara (Natalia Téllez) y Emiliano (Alberich), sus dos hijos siempre en conflicto, que ignoran que su madre vivió una tragedia mucho más grande, pues perdió a su primer hijo. En realidad ni Vanesa ni Julián pudieron superar la pérdida y ahora, a 20 años de distancia, la separación hace revivir el dolor. Es en estos momentos cuando Martín (Juan Soler), más que su amigo de toda la vida, se convertirá en el verdadero apoyo y amor que Vanesa necesita.

Por su parte, Paulina que podría llevar una vida muy cómoda por ser de familia adinerada, vive un eterno conflicto, ya que no ha podido perdonar que Mariano (Otto Sirgo), su padre, abandonara a su madre y a ella cuando era apenas una niña. Sola en el mundo, Paulina no tiene más remedio que irse a vivir con su tía Carlota (Irma Lozano), mujer manipuladora que teme quedarse sola. Desencantada con la vida, Paulina jura no volverse a enamorar. Cuando su padre regresa buscando su perdón, Paulina conoce a su madrastra Flora (Jacqueline Voltaire) y a su hermanastro Adrián (Alejandro de la Madrid). Simpatía y buen corazón de Flora se ganan a Paulina, pero por Adrián sentirá un inmediato rechazo, que en telenovelas significa que van a enamorarse.

Fernanda es la experta en finanzas. Madre soltera con hija adolescente (Bety, o Natalia Téllez) como su mejor amiga. Ha debido enfrentar su vida sin el amor de Emmanuel (Víctor Noriega), el padre de Bety, quien la abandonó por casarse con una mujer adinerada y de quien nunca supo más, hasta que el destino los enfrenta de nuevo en una situación muy comprometedora; sin embargo, cuando Fernanda cree que todo está perdido, llega a su vida Hernán (Lisardo), misterioso y varonil aventurero que se niega a echar raíces y comprometerse, pero al conocer a Fernanda se prende de ella y cambia su forma de ver la vida.

Entre problemas, desventuras, amor, desamor, odio y pasión, la telenovela de Nené Carcalla sirve de base a la vida de estas cuatro mujeres, sus familias, sus triunfos y fracasos; cuatro mujeres que trabajan y luchan por demostrar cuánto vale la palabra de una mujer.
Ver el tema anteriorVolver arribaVer el tema siguiente
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.